Últimas publicaciones

Las heces de los gatos: una ventana a la salud

Las heces de los gatos son una fuente de información valiosa sobre su salud. Un color o una consistencia anormales pueden indicar un problema subyacente. Por eso, es importante que los dueños de gatos revisen las heces de sus mascotas con regularidad.

Color

El color normal de las heces de los gatos es marrón chocolate. Este color se debe a la bilis, una sustancia producida por el hígado que ayuda a la digestión de las grasas. Otros colores pueden indicar lo siguiente:

  • Negro: puede deberse a la presencia de sangre digerida, como en el caso de una úlcera o un tumor intestinal.
  • Verde: puede deberse a la bilis no digerida, como en el caso de una infección intestinal.
  • Amarillo: puede deberse a la presencia de grasa en las heces, como en el caso de una pancreatitis o una enfermedad hepática.
  • Blanco: puede deberse a la presencia de bilis blanca, como en el caso de una enfermedad renal.

                                                  

Consistencia

Las heces de los gatos deben ser compactas y bien formadas. Una consistencia anormal puede indicar lo siguiente:

  • Diarrea: puede deberse a una infección, una alergia alimentaria o un trastorno digestivo. Los síntomas de la diarrea incluyen heces sueltas, acuosas o con sangre.
  • Estreñimiento: puede deberse a una deshidratación, una dieta baja en fibra o un problema intestinal. Los síntomas del estreñimiento incluyen heces duras, dificultad para defecar o dolor abdominal.
  • Pegajosa o pastosa: puede deberse a una deshidratación, una dieta baja en fibra o un trastorno digestivo.

Otras señales

Además del color y la consistencia, también es importante prestar atención a otras señales que puedan indicar un problema de salud, como:

  • Presencia de sangre, mucosidad o otros objetos extraños: la presencia de sangre en las heces puede deberse a una infección, una úlcera o un tumor intestinal. La presencia de mucosidad puede deberse a una infección o a una alergia alimentaria. La presencia de otros objetos extraños, como pelos o trozos de comida, puede deberse a un problema digestivo.
  • Un olor inusual: un olor inusual en las heces puede deberse a una infección o a un trastorno digestivo.
  • Cambios en la frecuencia de las defecaciones: un aumento o una disminución en la frecuencia de las defecaciones puede ser un signo de un problema de salud.

 

¿Qué hacer si tienes alguna inquietud?

Si tienes alguna inquietud sobre las heces de tu gato, lo mejor es consultar a tu veterinario. El veterinario puede examinar las heces de tu gato y realizar otras pruebas para determinar la causa del problema.

Cómo recoger una muestra de heces para el veterinario

  1. Si necesitas recoger una muestra de heces para el veterinario, sigue estos pasos:
  2. Usa una cuchara o pala desechable para recoger una muestra fresca de heces.
  3. Coloca la muestra en una bolsa o recipiente de plástico que se pueda cerrar herméticamente.
  4. Etiqueta la muestra con la fecha actual y el nombre de tu gato.

Ayudar a tu gato a mantenerse sano es importante. Prestar atención a las heces de tu gato es una forma sencilla de detectar posibles problemas de salud a tiempo.

Posibles causas de problemas en las heces:

Alergias alimentarias

Las alergias alimentarias son una causa común de diarrea en los gatos. Los gatos pueden ser alérgicos a una amplia gama de alimentos, incluidos los cereales, las carnes, los pescados y los lácteos. Los síntomas de las alergias alimentarias pueden incluir diarrea, vómitos, picazón en la piel y problemas de comportamiento.

Problemas intestinales

Los problemas intestinales, como la inflamación del intestino delgado (enteritis) o el síndrome del intestino irritable (SII), también pueden causar diarrea. Otros síntomas de los problemas intestinales pueden incluir pérdida de peso, disminución del apetito y dolor abdominal.

Enfermedades infecciosas

Las enfermedades infecciosas, como la gastroenteritis viral, también pueden causar diarrea. Otros síntomas de las enfermedades infecciosas pueden incluir fiebre, letargo y pérdida de apetito.

Problemas de salud subyacentes

En algunos casos, la diarrea puede ser un signo de un problema de salud subyacente, como una enfermedad renal, una enfermedad hepática

Aún así, siempre recomendamos la visita a tu veterinario nutricionista. Y recuerda, no todos los veterinarios son nutricionistas, por lo que es importante asegurarse antes de ir a consulta.

Publicado en: Enfermedades

Deja un comentario